martes, 17 de marzo de 2009

Revisión de las competencias fundamentales

Cuando comenzamos un nuevo negocio, las cosas pueden ir bien, o no. En el caso de que no vayan bien, todo se acaba con más o menos dolor. Pero si las cosas van bien, el negocio empieza a crecer: aumenta la cifra de ventas, crecen las masas patrimoniales, aumentan nuestras necesidades de circulante... Toda una espiral de crecimiento que podría llevarnos a "morir de éxito". Sin embargo, podemos sobreponernos a ella, y acomodar un cierto crecimiento sostenible.



Todo esto nos lleva a dirigir nuestra atención a las finanzas, a la comercialización, a la producción, y así, de forma repetitiva y de modo cíclico. Cuando arreglamos la situación financiera pensamos en la parte productiva. Cuando retocamos producción, pasamos a la comercialización, y así sucesivamente.



Normalmente esto nos introduce en un círculo vicioso que tiene dos principales 'damnificados'. El primero de ellos es "la organización". No hay tiempo para comprobar si el sistema organizativo debe ser retocado, si existen nuevas funciones y nuevas competencias con las que dotar a nuestra organización. Nadie piensa en cuándo y cómo cambiar las estructuras creadas, que generalmente "emergen" de las interrelaciones entre personas y de un sistema que nunca ha tenido la atención de la Dirección. Se establecen relaciones y privilegios que se convierten en "norma no escrita" y que nadie quiere tocar (la conocida metáfora de la jaula de monos).

El segundo gran damnificado, que es el objeto de esta entrada, es el "core business". ¿Cuáles fueron las causas del éxito? Normalmente se estudian las causas del fracaso, y eso está bien, para evitar que se repita. Pero también nos interesa entre las lecciones aprendidas conocer las razones del éxito. Y si llega una situación difícil en nuestro sector, o a nivel global, como en la actualidad, podemos revisar y volver a pensar en las competencias fundamentales que nos llevaron al éxito.

Es buen momento para que las organizaciones hagan análisis introspectivo de sus principales competencias, de las razones, de las causas de su éxito. Normalmente no hay una única y clara razón, sino que ha sido un conjunto de ellas. Si conseguimos identificarlas tendremos mucho más fácil plantearnos como rediseñar los procesos, la organización, para recuperar la senda del éxito.

Si mantenemos en época de crisis nuestra atención en las finanzas, en la comercialización, o en la producción, el diagnóstico es seguro, y nada halagüeño. Empieza por buscar las claves del éxito de tu negocio, y más aún, también busca en las de tus competidores. Es tiempo de reinventar (aunque ahora se llama innovar, porque a la clase política se le llena la boca con ello). Es tiempo de explotar nuestro conocimiento y ponerlo al servicio del negocio.

miércoles, 11 de marzo de 2009

Solidaridad contra la crisis

Quizás el mejor modelo que mejor representa actualmente las relaciones entre empresas (y entre personas) en la situación económica actual es el de "sálvese quien pueda" o "tonto el último". Los clientes dejan de pagar a sus proveedores, en prevención. Y esto a lo largo de todos los sistemas o cadenas de valor no hace otra cosa que generar un efecto látigo que estamos padeciendo.

Craso error. La única forma de superar las dificultades es apoyándose los unos en los otros. Las redes de profesionales y de empresas tienen que ser capaces de auto-organizarse, compartir recursos y penurias. Y esto no es una cuestión de altruismo, sino más bien lo contrario, de puro egoísmo.

Tengo que defender que en estos momentos el modelo más robusto es el de apoyar sin ninguna vacilación a todos los que de algún modo forman parte de la estructura en la que participamos.

Por ello, quizás más que nunca debería convertirse en obligatoria la lectura del libro: "La evolución de la cooperación", de Robert Axelrod. No se trata de un best seller, o de un libro de autoayuda. Es un libro en el que poder beber la esencia de la buena y sana gestión. El libro data de 1984 en su primera edición, y es todo un clásico no obstante (http://en.wikipedia.org/wiki/The_Evolution_of_Cooperation).



En particular, creo que puede servir de ayuda el caso de los soldados de la primera guerra mundial, haciendo una "guerra" de trincheras un tanto particular.

Para salir y superar de la crisis cuanto antes tenemos que dejar de buscar soluciones particulares que resuelvan nuestro caso particular, independientemente de los demás... sencillamente porque esto no existe. Así que no queda más remedio que aplicarse a buscar la colaboración con el resto de afectados. Empezaremos por los más próximos. Así lo estamos haciendo, y así nos están tratando. Súmate a la corriente...

Suerte

domingo, 1 de marzo de 2009

Hacienda, Agencia Tributaria española, o el incansable ladrón

Que Hacienda o la Agencia Tributaria actúan en España con la prepotencia y el desdén de estar por encima del bien y del mal no es algo desconocido tanto para los ciudadanos como para los empresarios españoles. Esto se ha agravado en los tiempos de crisis que vivimos, de forma que buscan recaudar como sea sin importar los "daños colaterales". El desdén con el que los inspectores actúan en estos últimos meses solo puede ser debido a que tienen órdenes concretas y directas: recaudar sin importar el coste, ya que cada una de las fechorías individuales que estos sujetos realizan no salen a la luz pública y no tienen por tanto coste electoral.

Voy a ilustrar un caso, para empezar toda una batería que pienso dedicar al sistema tributario español, y que empieza a pedir a gritos que los ciudadanos nos alcemos en contra del sistema que han creado para nosotros.

Empezaré con una situación relacionada con el IVA, el famoso Impuesto sobre el Valor Añadido, que cada empresa debe recaudar en nombre de Hacienda, para ingresarlo en sus arcas. Como saben todos aquellos que desarrollan su actividad en España, no solamente tenemos que recaudarlo, sino que además tenemos que adelantar su pago a la Hacienda Pública aún en el caso de que no lo hayamos cobrado. El sistema es TOTALMENTE INJUSTO, parece claro, y he oído en algunas ocasiones a empresarios quejarse de que están pagando IVA de facturas que ni han cobrado ni cobrarán nunca. A Hacienda no le importa, no es su problema.

A un amigo mío le están torturando. Ha pagado una cantidad de IVA superior a los 600.000,00 euros a un proveedor. Están los justificantes de haber pagado este dinero y de que el proveedor cobró integramente el importe de la factura y del IVA. No obstante, el proveedor no cumplió con su obligación de ingresar el IVA recaudado, y se ha declarado insolvente. Como Hacienda no puede cobrarle el IVA, ya pueden imaginarse el resultado: HACIENDA reclama a mi amigo que pague OTRA VEZ, el IVA (sí, sí, otra vez los 600.000,00 euros). No tiene liquidez para ello, pero puede lograr el aval que anteriormente servía para poder realizar todo el peregrinaje procesal en la pérfida JUSTICIA española. Pero Hacienda necesita dinero, así que no admite de ninguna manera los avales bancarios: ¡¡ obliga a la empresa a depositar la cantidad que le reclama de 600.000 euros !!

Este tipo de actuaciones solamente admiten una respuesta racional: haga usted como el insolvente que no ingresó el dinero de mi colega empresario. Mande al carajo al sistema, y a los políticos de todo signo que lo han construido. No ingrese el IVA que recaude a Hacienda, quédeselo y gásteselo, repártalo con sus trabajadores, pague indemnizaciones de despido generosas, y el que venga detrás que arree.

domingo, 22 de febrero de 2009

Reflexiones del Emprendedor del X. XXI (005)


Aspectos jurídicos y financieros han centrado las primeras entregas del blog en relación con las dificultades que debe abordar el emprendedor que desee convertirse en empresario. No menos importantes son los aspectos organizativos de la empresa creada.

018. Crear una organización no es dibujar un organigrama. Recuerdo a una empresa que estuve asesorando para mejorar sus procesos. La persona que me había contratado era la fuente de todos los males en la empresa, y estaba al máximo nivel. En cada reunión ¡¡ redibujaba el organigrama a su antojo !! En la empresa nadie conocía cuales eran sus funciones, nadie sabía quién era su inmediato superior, ya que las representaciones orgánicas eran intentos de dejar un esquema "bonito" al uso, y no intentaba comunicar la realidad organizativa. Aquella empresa siguió existiendo unos años, mientras la situación económica en España era soberbia, pero desapareció a las primeras de cambio, según comenzó la crisis económica en 2008.

Para crear una organización hay que empezar por definir los roles y funciones que existen. Las organizaciones crecen y aparecen necesidades, nuevas funciones, que antes no se requerían. Aquellos en quienes descansa la responsabilidad de definir la organización deben detectarlas, y en un proceso de continua adaptación, incorporarlas a la empresa. Esto obliga a redefinir puestos de trabajo, a contratar nuevos perfiles, y a dar formación a quienes deben asimilar responsabilidades y tareas de gestión que antes no tenían.
Es fácil sobre el papel. ¿Por qué se convierte en algo tan difícil para las organizaciones? Posiblemente hay muchas causas, pero una de ellas es que faltan los que deben estar continuamente redefiniendo la organización, ajustando las desviaciones, y pensando... ¿quién se dedica en tu organización a pensarla y redefinirla?

miércoles, 14 de enero de 2009

Lecciones por ... Joan Manuel Serrat

Joan Manuel Serrat tiene letras muy profundas, y con importantes lecciones vitales. Ayer hablaba al respecto con mi amigo Nicolás. Ambos apreciamos su música. Es sin duda uno de los mejores poetas que hemos tenido en la segunda mitad del siglo XX, y tenemos la fortuna de seguir contando con él en activo.

Hablámos de cuan fácil puede ser asumir una de las lecciones que nos ofrece la vida, cuando esta viene apoyada o queda ligada a un tema musical. Para mi, un buen ejemplo proviene de una de las letras que más tarareo de Serrat, unos pocos versos de una de esas letras que son atemporales: "Lucía",

"No hay nada más bello
que lo que nunca he tenido.
Nada más amado
que lo que perdí ..."

Y es que nos obsesionamos con lo que no tenemos, y añoramos y descubrimos lo importante que era aquello que hemos perdido: clientes, compañeros de trabajo, jefes, ... cuando es tarde y ya no podemos recuperarlo.

Nicolás, manifestaba sin embargo su preferencia por: Hoy puede ser un gran día...

Hoy puede ser un gran día,
plantéatelo así,
aprovecharlo o que pase de largo,
depende en parte de ti.

[...]

Pelea por lo que quieres
y no desesperes
si algo no anda bien.
Hoy puede ser un gran día
y mañana también.

Hoy puede ser un gran día
duro, duro,
duro con él.

Hay muchos más ejemplos, pero una buena forma de terminar esta entrada es con la versión completa de este tema, que pienso es una buena forma de despertar a cualquiera. ¿Quieres compartir algún tema o letra?

domingo, 11 de enero de 2009

Reflexiones del emprendedor del S. XXI (004)

En las primeras entradas del blog me he centrado en las reflexiones concernientes a los aspectos jurídicos del lanzamiento de una nueva empresa. La tercera entrega comenzaba con la introducción de los aspectos financieros.

Diseñar la estructura financiera de la organización es una tarea esencial para la viabilidad económica de nuestra empresa. Una empresa que no genera con su actividad económica un retorno mayor que el coste de capital en que está incurriendo, no estará generando valor, y por tanto, no tendrá fácil permanecer en el mercado.

014.- Las pymes no consideran que haya que pagar dividendos. Haciendo esto, están considerando que es nulo, cero, el coste de tener un capital social y unas ganancias retenidas de los beneficios del pasado. Esto desvirtúa el resultado de los costes de la financiación, que resultan menores de lo que deberían ser realmente. De esta forma pudiera parecer que nuestra empresa es rentable, mientras que realmente no solamente no es rentable, sino que va perdiendo valor cada nuevo ejercicio.

015.- Ajustar la estructura financiera al negocio. La estructura financiera de la empresa es necesaria para soportar la actividad económica de uno o más negocios del empresario. No es conveniente ni racional tener recursos financieros ociosos en inversiones financieras a largo plazo. Estarán incrementando el coste de capital de la empresa, y tendrán un retorno siempre menor que el de la actividad económica de la empresa. Están perjudicando el resultado global del negocio.

016.- Las fuentes de financiación deben ajustarse a los elementos del activo. Conviene que el calendario de amortizaciones de los activos correspondan con el de las fuentes financieras que los soportan. De esta forma afectan por igual al activo y al pasivo. Si los activos se amortizan más rápidamente que los créditos constituidos para financiarlos, tendremos recursos financieros ociosos. Si es a la inversa, tendremos que constituir nuevos créditos.

017.- En las etapas de crecimiento de la empresa, especial atención al fondo de maniobra. El Fondo de Maniobra es el exceso de recursos financieros, propios y ajenos, a largo plazo, en relación con los activos fijos de la empresa. Para que una empresa crezca, además del sistema comercial y el sistema productivo, es esencial el sistema financiero. En muchas ocasiones el crecimiento lleva a situaciones financieras delicadas por no haber vigilado cómo el Fondo de Maniobra va desapareciendo. Cuanto más deprisa crece el capital circulante debido al crecimiento de la empresa, más rápidamente crecen nuestras necesidades de recursos financieros a largo plazo. El error habitual es considerar que se trata de una situación coyuntural, a corto plazo, y que constituyendo créditos a corto plazo se va a resolver. Esto genera una espiral que en muchas ocasiones no tiene un final feliz.

Los empresarios no siempre prestan la necesaria atención o contratan personal especializado para vigilar el sistema financiero de su empresa. Esto es un grave error con consecuencias terribles para las pequeñas organizaciones.

jueves, 8 de enero de 2009

CRISIS - 危机 : ¿Riesgo? ¿Oportunidad?

Estimado amigo emprendedor. Hoy es un magnífico día lleno de oportunidades gracias a la crisis. Sí, sí, gracias a la crisis.

El motivo de esta entrada es un correo que he recibido en el que me indicaba un amigo algo no del todo exacto sobre el término chino (los "hànzì" o caracteres chinos) para el vocablo crisis.

Resulta que en chino "crisis" consta de dos caracteres: 危机, el primero significa riesgo, y el segundo oportunidad. Y esto me trae a la mente un libro que me regaló mi amigo Guillermo Montero (visita su blog de Ideas Sencillas) hace algún tiempo: "¿Quién se ha llevado mi queso?"



Todos sabemos que un vaso con agua hasta la mitad puede verse medio lleno o medio vacío, y depende de nuestra actitud. Por ello me gusta el término chino para la palabra crisis: 危机. Está en nuestra mano el concentrarnos en la primera parte de la palabra o en la segunda. Nosotros elegimos ver el riesgo (危) o la oportunidad (机). Nosotros elegimos quedarnos a esperar que vuelva el queso, o buscar las oportunidades que supone el nuevo escenario.

¡Buena suerte y Perseverancia a todos los buscadores de nuevo queso! Es posible que nos encontremos en esa búsqueda.